lunes, 24 de junio de 2019

Grandes inventos del mundo animal

El sistema de insonorización

Hay ocasiones en las que se agradecería bajarle el volumen al mundo. ¿Te imaginas que en las salas de cine estuvieras escuchando, además de tu película, las de las salas de al lado? ¿Y quién no ha tenido un vecino que practica con el acordeón a horas intempestivas (basado en hechos reales)? Para eso se han inventado revestimientos especiales que impiden que el sonido se transmita más allá de las paredes de un recinto. Algunos de ellos a lo mejor ya los has visto: tienen pinta de cartones de huevos, con muchos entrantes y salientes.

Pero ¿en realidad hemos "inventado" este sistema? Porque las rapaces nocturnas (búhos, lechuzas, cárabos, mochuelos...) llevan usándolo la tira de tiempo. Ellas tienen unas plumas que poseen una "pelusilla" (en realidad son microbarbas en las barbas de cada pluma) que amortiguan el sonido al volar, lo cual resulta muy útil cuando cazas a tu presa por la noche. Así, un búho que se abalance sobre un ratón o un conejo no emitirá ningún ruido al acercarse, como un auténtico ninja ¡Qué miedo!








viernes, 14 de junio de 2019

El laboratorio de Watson

Agua dulce, agua salada

El experimento que os traemos hoy es muy sencillito, pero muy vistoso, por lo que asombrará a los más peques de la casa, que de paso aprenderán un poquito sobre el Principio de Arquímedes...

Qué necesitamos

* Agua
* Sal
* Colorante
* Un recipiente transparente
* Una cubitera

Cómo se hace

Por un lado, preparamos algo de agua en la que mezclaremos el colorante, de tal forma que tengamos agua coloreada (vale el colorante alimentario, por ejemplo). Con este agua llenamos la cubitera, y al congelador con ella.

Por otro lado, en el recipiente preparamos nuestro simulacro de agua de mar, diluyendo bastante sal en ella (podemos echar sal y remover hasta que veamos que el agua no acepta más sal).

Cuando la primera remesa de agua esté congelada, la sacamos y echamos un cubito en el agua salada. Para que el efecto quede más visible, podemos sujetar el cubito al fondo "pisándolo" con un tenedor u otro cubierto. ¿Qué es lo que veremos? Que a medida que el cubito se derrita, veremos los hilillos de agua coloreada subir hacia la superficie, ya que, al ser menos densos que el agua salada, tienden a colocarse por encima de ésta. ¡Tachán!





lunes, 10 de junio de 2019

Un turista inesperado

Hace poco, en una de nuestras salidas al campo, descubrimos al llegar a casa que llevábamos con nosotros un acompañante inesperado. Una diminuta pero sibilina garrapata había hincado su hipostoma en nuestras carnes con el obvio objetivo de engordar... ¡Qué repelús!

Cuando esto suceda, no hay que intentar arrancar al artrópodo a las bravas, porque podemos encontrarnos con que rompemos su cuerpo y su cabeza se queda bajo nuestras carnes, con el riesgo de una infección. Lo correcto es echar en el sitio donde esté agarrada una gota de aceite o similar, para así bloquear sus orificios respiratorios, y obligar al animal a soltarse. Aún así, tendremos que tener mucho cuidado a la hora de extraerlo.

Y dado que somos como somos, no íbamos a tirar al bichito directamente a la basura... Hemos aprovechado y, con ayuda de una lupa binocular, tomado unas notas, que os dejamos aquí. Como suele decirse, "conoce a tu enemigo"...










Júpiter como nunca lo habías visto

Esta noche del 10 de junio, el planeta Júpiter no va a ser tan tímido como el resto de las noches, y podrá ser visto a simple vista ¡así que imagina si dispones de prismáticos o telescopio!

En realidad, Júpiter es visible en el firmamento para un ojo bien entrenado y que sepa dónde buscar. Ya fue localizado (él y algunas de sus lunas) en su momento por el célebre astrónomo italiano Galileo Galilei. Pero es que esta noche Júpiter estará alineado con el Sol, estando la Tierra justo en medio, lo que aumentará su brillo, hasta superar incluso al vecino Venus, que habitualmente es el objeto más brillante del firmamento nocturno (exceptuando la Luna, claro). Además, se encuentra en el punto en que su órbita está más cercana a la Tierra. Esta alineación no volverá a producirse hasta el 14 de julio de 2020.





Júpiter aparecerá poco después de la puesta de sol y se mantendrá en el cielo hasta poco antes de la madrugada. Asomará por el este y se pondrá por el oeste. Se verá con un tono anaranjado y acompañado por otro objeto de color rojo, la estrella Antares, en la constelación de Escorpio. ¡Con unos prismáticos podremos distinguir cuatro de sus lunas: Io, Europa, Ganímedes y Calisto! Y si además tenemos un telescopio (aunque sea uno no muy bueno) seremos capaces de ver el bandeado que caracteriza a este gigante gaseoso ¿Te lo vas a perder?








martes, 28 de mayo de 2019

Grandes inventos del mundo animal

La iluminación LED

Un LED (siglas de Light Emitting Diode) es un dispositivo que permite emitir luz, pero sin la innecesaria pérdida de calor que tienen las bombillas convencionales. ¡No toques una de estas después de que haya estado un buen rato luciendo! Sin embargo, un LED, que aprovecha la propiedad que tiene algunos semiconductores de emitir luz cuando la electricidad pasa a través de ellos, no se calientan apreciablemente (el calentamiento por el paso de una corriente eléctrica se denomina en Física "efecto Joule").

Esto es sin duda muy útil, y más eficiente que los filamentos de tungsteno de las bombillas (que después de cierto tiempo siempre se acaban fundiendo), pero no es algo original. La Naturaleza ya había inventado formas de producir luz sin desprendimiento de calor ¡Algo que viene muy bien para el animal que tiene que producir la luz! Peces abisales, medusas, ctenóforos y, por supuesto, las luciérnagas, son capaces de producir destellos más o menos mantenidos e incluso, en algunas especies, de varios colores (buscad en internet vídeos de ctenóforos y alucinaréis). Claro que ellos no recurren a metales semiconductores, algo poco práctico a no ser que quieras ser una luciérnaga-ciborg. En lugar de eso, recurren a bacterias que producen enzimas del tipo de la luciferasa (qué nombre más diabólico), las cuales catabolizan reacciones químicas que desprenden luz. Sin duda, mucho más práctico, ya que ni siquiera necesitan un generador de electricidad...








viernes, 26 de abril de 2019

El laboratorio de Watson

Pon a prueba tus pulmones
 
Con este experimento, todos los miembros de la familia podrán poner a prueba cómo andan de capacidad pulmonar. Además, tanto los materiales como la metodología son muy sencillos, y garantizamos que habrá una auténtica competición para ver quién puede más ¡Vamos a ello!


Necesitaremos:

* Una botella de agua de al menos 2 litros.
* Un recipiente lo bastante grande como para que quepa la botella en vertical (cuanto más profundo, mejor).
* Un tubo de goma delgado.

 
Cómo se hace

Llenamos de agua toda la botella y el recipiente (este último no hasta arriba). Cerramos la botella con tapón, la introducimos boca abajo en el recipiente y, aún bajo el agua, quitamos el tapón. Luego introducimos el tubo de goma de tal forma que uno de sus extremos quede dentro de la botella, y el otro fuera del agua.

El siguiente paso es soplar por el extremo fuera del agua. Cuando lo hagamos, al introducir aire dentro de la botella, parte del agua sale afuera, y sube el nivel del agua dentro del recipiente. Si previamente hemos hecho marcas en el recipiente, podremos cuánto ha subido el nivel, y eso nos indicará el volumen de aire pulmonar que hemos conseguido introducir en la botella. Para volver a hacer la prueba, lo único que tenemos que hacer es volcarla un poco para dejar que se llene.

Esta sencilla experiencia da juego para aprender muchas cosas, por ejemplo:

- ¿Varía mucho la capacidad pulmonar entre niños y adultos?
- ¿Y de estar tranquilos a haber estado haciendo ejercicio intenso?
- ¿Hay alguna relación entre el aire que podemos expeler de una sola vez y las pulsaciones que tenemos en ese momento?
- ¿Se pueden hacer ejercicios respiratorios para mejorar la capacidad pulmonar?




miércoles, 24 de abril de 2019

Frases Con Ciencia

Cualquiera que no haya cometido un error
es que nunca ha intentado hacer algo nuevo.

Albert Einstein




jueves, 11 de abril de 2019

Sonríe para la foto, M87

Contened la respiración y agarraos bien fuerte a algo, porque la Astronomía ha hecho Historia, con mayúsculas. Ayer, 10 de abril de 2019, se consiguió por primera vez lo nunca visto: ¡una foto de un agujero negro!

No la hemos hecho nosotros, claro, sino el proyecto EHT (Event Horizon Telescope). Hasta ahora, estos increíbles cuerpos celestes, que nacen de estrellas supermasivas que colapsan sobre sí mismas, solo se habían detectado por medios indirectos, como su influencia gravitatoria o la radiación del espectro electromagnético. Ver uno directamente es algo con lo que hasta ayer solo podíamos soñar. Se encuentra en el centro de la galaxia M87. Aquí tenéis al protagonista en todo su esplendor:


(Cogido de la web danielmarin.naukas.com)


La imagen a lo mejor no te impacta mucho, pero párate a pensar y trata de imaginar: estás contemplando un monstruo de 6500 millones de masas solares que se encuentra a 55 millones de años luz. En su interior cabrían fácilmente todos los planetas del Sistema Solar. Ahí es nada. Y si tienes en cuenta todos los efectos de distorsión del espacio-tiempo que produce según las leyes de relatividad de Einstein, la cosa alcanza extremos increíbles ¡Menos mal que se encuentra bastante lejos!

Os dejamos con un corto vídeo sobre la noticia del canal de YouTube CienciaPlus:









jueves, 14 de marzo de 2019

Un poco de humor sobre Pi

Hoy, día de Pi, os traemos unos cuantos chistes encontrados por la red dedicados a este sin igual número...










Las dudas de Crick

¿Por qué hay un día de Pi y no un día del 17 o del 32?

¡Ah, Pi! El maravilloso, fascinante, omnipresente número Pi! Todos los números son importantes, claro, pero Pi... Pi es especial.

Pi ya era conocido en la antigüedad. En el antiguo Egipto algunos papiros indican que su valor es de 256/81 (que es aproximadamente 3,16). En Mesopotamia, 3 + 1/8 (es decir, 3,125) y Al-Jwarizmi, matemático árabe de cuyo nombre viene la palabra "algoritmo", decía que era de 22/7, que es 3,1429.

Ese es uno de los encantos de Pi: cada vez estamos más cerca de saber su valor con exactitud, pero nunca lo alcanzamos, porque - agárrate - ¡tiene INFINITOS decimales! Por si fuera poco, es un número que está relacionado con todo lo que sea circular, porque es la relación que existe entre el perímetro de un círculo y su diámetro. Así que, como ya vimos en otra entrada, Pi está por todas partes.

Ah, Pi, Pi... Si hasta se han escrito poemas en su honor. O mejor dicho, Piemas, ya que sus palabras van teniendo tantas letras como indican las sucesivas cifras de Pi. Ahí va uno, como ejemplo:


“Soy y seré a todos definible,
mi nombre tengo que daros,
cociente diametral siempre inmedible
soy de los redondos aros"


Y por si te lo estabas preguntando, hoy es el día de Pi porque es el mes 3 (marzo) y el día 14 ¡Qué cosas!




viernes, 22 de febrero de 2019

Frases Con Ciencia

"Hay que tener la mente abierta, pero no tanto
 como para que se te caiga el cerebro al suelo."

Richard Feynman


domingo, 27 de enero de 2019

Pequeños grandes compañeros




No estamos solos en el Universo... pero no nos referimos a que hayamos descubierto civilizaciones extraterrestres, sino por otra clase de pobladores tanto o más sorprendentes, que están por todas partes. Estamos hablando de los microbios, esos diminutos e incomprendidos desconocidos, que llevan tres mil millones de años en la Tierra ¡Mucho más que nosotros!

El libro "Yo contengo multitudes", de Ed Yong, es un auténtico bombazo, un golpe de asombro detrás de otro. En realidad, echa por tierra todos los prejuicios que tenemos sobre estos pequeñajos, como la idea de que todos los microbios son perjudiciales. Dentro de todos nosotros hay increíbles ecosistemas, con sus depredadores, simbiontes, patógenos, simbiontes que pueden volverse traicioneramente patógenos y patógenos que mantienen a raya a otros más perjudiciales.

Pero es que hay mucho más. Nuestros microbios pueden determinar que nos piquen más o menos mosquitos que la persona que tenemos al lado y mandan mensajes a nuestro sistema nervioso para condicionar nuestro comportamiento. Por si fuera poco, Yong nos habla de prácticas tan curiosas como el trasplante de microbios a través de heces, creación de microbios nuevos para erradicar enfermedades o estudios que caracterizan el microbioma de cada casa.

En resumen, os garantizamos que después de leer este libro no solo volveréis a sentiros solos, sino que miraréis el mundo a través de otros ojos... aunque os haga falta un microscopio.





jueves, 24 de enero de 2019

Las dudas de Crick

¿Por qué las cosas son de colores?

Si miras a tu alrededor, el mundo está lleno de color (¡qué bonito!), en todos los matices, variedades y combinaciones. Algunos colores tienen su utilidad (por ejemplo, los que sirven a algunos animales para camuflarse, o el verde que permite a las plantas hacer la fotosíntesis) mientras que otros son simples caprichos artísticos de la Naturaleza. Pero ¿te has preguntado alguna vez por qué vemos las cosas de colores? ¿Por qué una fresa la percibimos de color rojo? "Pues porque es roja", dirás tú. Bueno, la cosa es un poco más interesante que eso...

Verás, la luz que llega a nosotros desde el Sol es lo que los científicos llaman "luz blanca", y contiene todos los colores (y más que nosotros no vemos; los físicos prefieren hablar de "longitudes de onda"). Podemos comprobar esto cuando atraviesa un prisma (ya sea de cristal o en gotas de agua) y se descompone formando un arcoíris (que en realidad tiene muchos más de siete colores, ya que hay un montón de colores intermedios). Esta luz llega a todos los objetos que nos rodean, y estos absorben algunos colores y nos reflejan otros. Son estos colores reflejados los que llegan a nuestros ojos, y los que mandan al cerebro la señal de que algo es "azul", "verde limón" o "rojo anaranjado claro". Así que, para ser correctos, vemos las fresas de color rojo no porque sean rojas, sino porque precisamente absorben todos los colores menos ese ¡Qué cosas!





martes, 15 de enero de 2019

Grandes inventos del mundo animal

Las aletas de bucear

En muchas ocasiones, los humanos nos limitamos a descubrir las sopas de ajo, y alguien pasa a figurar en la Historia por algo que llevaba usándose ya catapún de millones de años. Es es el caso de Louis Marie de Corlieu, un capitán de corbeta de principios del siglo XX, que es considerado el inventor de las aletas de buceo, esas que te pones cuando quieres nadar más rápido.

¡Vaya novedad! Y no lo decimos porque Leonardo Da Vinci ya hubiese diseñado algunos modelos, sino porque los anfibios y las aves palmípedas habían descubierto mucho antes que, con una membrana que ocupaba el espacio entre los dedos, uno podía impulsarse mucho mejor en el agua. Son las membranas interdigitales, y no es que las aves se la hayan copiado a las ranas y los tritones, sino que es un invento tan útil y tan sencillo que ha aparecido varias veces de forma independiente en la evolución ¡Para que luego algunos hombres se fijaran y se adjudicaran el mérito!




domingo, 6 de enero de 2019

Las dudas de Crick

¿Es cierto que al cortar el pelo vuelve a crecer más fuerte?

Pues no, el crecimiento del pelo (ya sea de la parte superior de la cabeza, de la cara o de otras partes del cuerpo) no está influido por que vayamos más a la peluquería o nos afeitemos. Así lo demuestra un experimento que se realizó en 1970: cinco hombres se afeitaron la mitad de la cara todas las semanas, dejando la otra mitad barbuda, y así durante meses. Luego los científicos midieron la densidad capilar, grosor de los pelos y otros parámetros, sin encontrar ninguna diferencia estadística.

Sin embargo, esta habitual creencia tiene sus motivos. Cuando nos cortamos el pelo o nos afeitamos, eliminamos la parte más larga de los cabellos, flexible y suave. El pelo que queda (o que empieza a crecer después) es más grueso y rígido, dando la impresión de que el cabello nuevo es más fuerte.



viernes, 4 de enero de 2019

La Física Cuántica como nunca te la han contado




¿Qué mejor manera de comenzar el 2019 que recomendando un buen libro? Pues a eso vamos, porque el que os traemos es toda una delicia, de esos en los que, además de aprender, te lo pasas genial.


Hay temas que, cuando son mencionados a un profano, provocan reacciones que van desde la cortés indiferencia hasta el más abierto horror. Es lo que ocurre con esa rama de la ciencia llamada Física Cuántica, que de tan antiintuitiva llega a resultar esotérica, con sus partículas que son también ondas, sus gatos que están a la vez vivos y muertos, sus electrones que están en varios sitios a la vez y sus creaciones de materia a partir del vacío (que resulta no estar tan vacío como pensábamos). Así que decir que un libro de Física Cuántica resulta no solo divertido, sino que incluso a veces te echas unas risas tu solo mientras lo lees en el metro (y el resto de la gente, pobrecitos ellos, te mira raro) parece un auténtico desatino.

Sin embargo, ahí está Javier Santaolalla, del grupo "Big Van" (sí, escrito así) para conseguirlo. Sin faltar ni un solo momento al rigor científico y sin miedo a abordar cualquiera de los temas para mostrarlos al gran público, nos hace una completa exposición del panorama actual en esta rama de la Física, pero de tal manera que en algunas ocasiones nos da la impresión de estar asistiendo aun monólogo de esos de "El club de la comedia". Y así, entre risas y referencias frikis (porque hay que decir que si eres friki de ciertos temas le sacas mucho más jugo al libro, aunque no es imprescindible) Javier nos mete cucharadas de ciencia de la buena y la sorprendente, de esa que nos deja con ganas de seguir leyendo. ¿Se puede pedir más?

Por cierto,  también de los autores de "Big Van", hay un par de libros que vamos a leer en cuanto tengamos ocasión, con títulos tan sugerentes como "Si tú me dices gen, lo dejo todo" y "Si venimos del mono ¿por qué somos tan cerdos?".