miércoles, 17 de octubre de 2018

Explorando mundos diminutos




¿Quién de niño (y no tan niño) no ha soñado con explorar otros mundos, llenos de criaturas sorprendentes y extrañas, sacadas de la imaginación de algún escritor o de un planeta alienígena? Pues bien, esos mundos existen, y los tenemos constantemente a nuestro alrededor ¡pero son tan pequeños que no podemos verlos! Al menos hasta que a Héléne Rajcak y a Damien Laverdunt se les ocurrió crear esta pequeña obra maestra, que nos acerca a los universos encerrados en una gota de agua de mar o en un simple charco de lluvia. Las ilustraciones son preciosas, y aunque el contenido parece dirigido a alimentar (y hacer crecer aún más) la curiosidad de los chavales, tiene un nivel y un rigor científico considerable. Si queréis, podéis ojear algunas páginas en este enlace. ¡Atreveos a conocer a los innumerables e insólitos organismos que nos rodean!




viernes, 5 de octubre de 2018

Enseñando con una sonrisa





Hoy es el Día Mundial del Docente... y también el Día Mundial de la Sonrisa ¿Casualidad? ¡No lo creemos! Aunque no hace falta ser profesor para sonreír, y hay profesores que por desgracia no saben hacerlo, un buen docente es el que lleva siempre una sonrisa en su corazón.

Sonríe porque aunque a veces se haga cuesta arriba, sabe que tiene el trabajo más bonito e importante del mundo: crear vocaciones y formar a los hombres y mujeres del futuro. Sonríe porque quiere a sus alumnos, por más que en ocasiones haya peleas y discusiones (también las hay entre los padres y los hijos que se quieren). Y sonríe porque, en el fondo, un buen profesor se lo pasa bien transmitiendo su pasión personal a otros, asombrando con nuevos conocimientos y despertando ese maravilloso "vicio" insaciable que es la curiosidad.

Por eso, aprovechando el día, queremos felicitar a todos los docentes que son felices en su trabajo, y a los que no lo son, hacerles pensar en la suerte que tienen de trabajar - como el alfarero que moldea arcilla en sus expertas manos - con la materia prima de nuestro futuro: nuestros niños y adolescentes. ¡Una sonrisa muy grande para todos ellos!




lunes, 24 de septiembre de 2018

¿Tienes ganas de sorprenderte?




Que la realidad supera a la ficción es un tópico que a veces se dice alegremente, pero sin ser conscientes de todo su alcance. Los que nos dedicamos a estudiar la Naturaleza, sin embargo, sabemos que esta está cargada de sorpresas, a cual más descabellada e impresionante. Esa es la esencia del libro de Sergio Parra "Esto no estaba en mi libro de historia natural": mostrarnos un auténtico catálogo (como si de un bestiario medieval se tratara) de criaturas sorprendentes, ya sean animales, vegetales o microscópicas. Ya en el primer capítulo nos encontramos con un organismo que posee nada menos que ¡500 sexos diferentes! Y cuando todavía nos estamos recuperando de la sorpresa, nos enteramos del curioso método de fertilización del calamar. Y de la manía coleccionista del pájaro tilonorrinco (sí, sí, se llama así y no tiene nada que ver con el ornitorrinco). "Buf, ya lo he visto todo...", piensas a esas alturas. Entonces te topas con Symbion pandora, un animal del cual los científicos no tienen ni idea de cómo clasificarlo. Y con las arañas que crean marionetas para atraer a sus depredadores. Y... Ya captáis la idea.

El libro es, por lo tanto, un exquisito compendio de curiosidades, récords e interrogantes. Algunos os sonarán y otros no, pero hasta el lector más avezado encontrará datos insólitos de los que dejan boquiabiertos. La única pega que le encontramos al libro es que no estuvieron muy finos en el proceso de corrección, y hay no pocas erratas tipográficas que "afean" la lectura (por no hablar de una confusión gorda cuando el autor adjudica a Jonathan Swift la obra "Alicia en el País de las Maravillas"). En fin, esperamos, que en posteriores ediciones del libro solucionen este problema, el único manchón en una obra que hará las delicias de cualquier mente inquieta y ansiosa de sorpresas.