domingo, 22 de noviembre de 2020

¡Be a hero, wear a mask!

Los superhéroes se apuntan a la labor de concienciar a la gente de la importancia de llevar mascarilla en estos tiempos que corren. En nuestro blog Sol Oscuro hemos colgado unos diseños que podéis llevar a una tienda de impresión para tener vuestras propias camisetas basadas en este universo de ficción, y en uno de esos modelos, la superheroína escocesa favorita de todos, Warper, nos incita a llevar máscara ¡Y hay más modelos! Echad un vistazo, porque seguro que alguno os gusta.






domingo, 15 de noviembre de 2020

Así NO se hace

Hoy domingo hemos aprovechado un ratito para acercarnos a nuestra querida Chorrera del Hornillo. Estaba preciosa, vestida de otoño y cargada de agua, como tiene que ser por esta época. Lamentablemente, cuando a eso de las diez y cuarto estábamos ya volviendo al coche, nos encontramos con una estampa descorazonadora.



En los tiempos que corren, una excursión organizada de Boy Scouts, con al menos treinta personas apelotonadas en el punto de inicio de la ruta (que ni siquiera tuvieron la decencia de colocarse a un lado para no obstruir el paso) es una imprudencia GRAVE. Adultos, monitores y niños, todos sin guardar las distancias de seguridad y al menos tres sin mascarillas. Ni uno solo de los tres monitores - una chica y dos chicos - llamaron la atención para que se respetaran las normas que la prudencia y la salud exigen. Simplemente vergonzoso.

Y peligroso.

Señores, ser Boy Scouts no les da prerrogativas para poner en riesgo la salud (e incluso las vidas) de los demás. El campo no es suyo, y están tan obligados como los demás a respetar las normas que imponen la sensatez y la prudencia. De nada me sirve que luego organicen grupos de diez (que ya son, diez personas no convivientes) si al principio de la ruta se aglomeran todos en la entrada del aparcamiento. Y tampoco son ustedes más guapos que nadie: la hostelería, los teatros y otros negocios están funcionando con aforo reducido, así que si quieren organizar excursiones, háganlo con cinco o seis personas.

Es triste que personas que van enarbolando la bandera de respeto por la naturaleza se comporten luego de esta manera tan inmadura e imprudente. Por eso os pedimos a todos no seguir este ejemplo.


Disfrutar de la Naturaleza sí,

pero de forma responsable.




martes, 20 de octubre de 2020

¿Qué falla en esta escena?

El otro día escuchamos de refilón una conversación en el gimnasio, en el que un hombre le comentaba a su compañero: "Salió en el programa de Iker Jiménez que era raro que este coronavirus fuera tan virulento, que algo tenía que haber detrás". Pues bien, en esta simple frase hay tres errores, a cual más grave.

El primero es que a alguien se le haya ocurrido poner a cargo de un informativo sobre una pandemia a un señor que semanalmente habla sobre conspiraciones, psicofonías, fotografías de energías del más allá y abducciones extraterrestres. El rostro del programa más dedicado a las pseudociencias que existe ahora mismo en pantalla - incluyendo los de de llamadas telefónicas a pitonisas para lecturas de tarot - se encarga de dar a la población información sobre un escenario epidemiológico. ¿Será que no hay personas más cualificadas para ofrecer información rigurosa? ¿O es que en este país solo creemos a los famosetes de medio pelo, valorando más la popularidad que la preparación? Sinceramente, es una situación sin pies ni cabeza.

El segundo fallo es de cultura general. Vamos a ver, señores ¿qué hay de raro en que un virus o una enfermedad sean particularmente agresivos o contagiosos? También lo ha sido en su momento la peste negra. Estamos frente a un coronavirus que es nuevo para la humanidad, y por lo tanto la población no tiene experiencia enfrentándose a él, ni social ni biológica. Por no hablar de que el covid-19 se mostraría menos contagioso si más personas cumplieran con su responsabilidad personal.

Y el tercer error - fruto tanto de las parrafadas conspiranoicas de los pseudoperiodistas como de ese gusto por las historias tremendistas tan propio de nuestra cultura - es estar convencido de que detrás de todo esto hay algún tipo de conspiración. No es tan raro que un coronavirus haya saltado de un animal a una persona. Preguntad a cualquier epidemiólogo y os dirá que hay muchos coronavirus - no tan agresivos - que pueden ser compartidos, por ejemplo, entre perros y humanos. Como dijimos en otra entrada, no es que neguemos de plano la posibilidad de otro escenario, sino que es lógicamente imposible estar convencido de una postura para la que no se tienen pruebas, y las que se esgrimen no son falsables.

Pero quizás haya un cuarto error, y es que nosotros como sociedad prestemos oídos a ese circo mediático sensacionalista. Si tuviésemos sentido crítico, dejaríamos a todos esos charlatanes clamando en el desierto, mientras buscamos información de fuentes fiables, nos concentramos en cumplir con las medidas de seguridad, nos protegemos y protegemos a los nuestros.