domingo, 5 de julio de 2020

El cielo se nos viene encima...

A las 0:58 horas del 5 de julio, una bola de fuego pudo ser vista cruzando el cielo desde todo el país ¿Era un OVNI? ¿Nos están invadiendo por fin los marcianos? ¡No! Se trataba de un impresionante meteorito que ha impactado contra nuestra atmósfera a la escalofriante velocidad de 72000 Km/h. Debido a esto, el brusco rozamiento con el aire ha hecho que la roca se volviera incandescente cuando se encontraba a unos 80 kilómetros sobre el suelo, generándose un fenómeno tan luminoso como la Luna llena. La roca avanzó en dirección noroeste sobrevolando la comunidad de Madrid, y se extinguió a una altura de unos 30 kilómetros encima de la localidad de Fuenlabrada. La roca se desintegró totalmente sin que, según los expertos, ningún fragmento haya llegado al suelo. ¡Menos mal! Si es que eso de tener atmósfera va a ser más útil de lo que nos creíamos...






sábado, 4 de julio de 2020

Planteando debates

Uno de los principales deberes de un buen profesor es estimular el pensamiento crítico en sus alumnos. Lejos de caer en maniqueísmos, debe presentar datos, hechos y dilemas éticos para que sean los alumnos los que intenten encontrar una respuesta que no siempre es fácil o incluso posible de encontrar. Esto puede hacerse de muchas maneras, y una de las que hemos elegido nosotros es a través de una historia. En nuestro blog de "Sol Oscuro" encontraréis una historia titulada LCY-324. En ella se habla de una gorila modificada genéticamente, y además de presentar algunos conceptos que son enseñados en Biología de 2º de Bachillerato, se plantean interrogantes muy polémicos sobre la experimentación en animales. No hay malos ni buenos, solo preguntas incómodas. En eso, precisamente, consiste el espíritu crítico.


https://soloscuroelblog.blogspot.com/2020/03/lcy-324.html






jueves, 2 de julio de 2020

No perdamos el norte con la educación

Durante el confinamiento, los que somos profesores nos hemos visto obligados a echar mano de las nuevas tecnologías y de cantidades enormes de improvisación y buena voluntad. Los alumnos, grata sorpresa, han reaccionado muy bien, mostrando una gran capacidad de adaptación, y al final, el balance de este final de curso tan atípico ha sido - por lo menos en nuestro caso - aceptable. Mejorable, sí, pero teniendo en cuenta las circunstancias, los medios de que disponían de los docentes y la caótica actuación desde arriba, la cosa ha salido bastante bien.

Ahora que las miradas están puestas en el comienzo del siguiente curso, los "entusiastas pedagogos de oficina" se alzan con un nuevo grito, que vendría a resumirse en que las nuevas tecnologías son la panacea, el futuro de la enseñanza. De repente, todo podrá solucionarse con aulas virtuales y videoconferencias. 

No, señores. Están muy equivocados. La educación presencial es NECESARIA. En primer lugar, y no es lo más importante, los ordenadores, las buenas conexiones y todos esos recursos tan maravillosos no están disponibles para todos. Convertirlos en EL medio para impartir enseñanza es discriminar gravemente al sector de población que no puede permitírselo. Es enfilar el timón de la educación hacia el elitismo y la segregación. Cualquier educación digna de llamarse así debería huir de estas tendencias como la peste.

Y en segundo lugar, todos esos "teóricos de la educación" (que demuestran que solo saben lo que han leído, pero nunca lo han vivido) deberían recordar que el pilar básico de la Educación con mayúsculas es el factor humano. Las pantallas solo son herramientas. El profesor es una persona, es un guía, es una figura de referencia, alguien que contribuye a forjar los valores de sus alumnos, alguien que escucha sus problemas, que forma parte de su infancia o su adolescencia, alguien que hace reír en clase y también muestra autoridad, alguien que - hasta donde las ratios de aula lo permiten - ofrece un aprendizaje personalizado, conocedor de las circunstancias personales que atraviesa su alumno. Todo eso no puede lograrse a través de una pantalla. Pensar que todo son tablets, ordenadores y aulas virtuales es como plantear una película pensando solo en efectos especiales, es decir, solo se conseguirá un montón de espectacularidad huera.

Esta imagen con la que os dejamos es para nosotros el paradigma de la Educación: no importa los medios, no importan las circunstancias, profesor y alumnos se embarcan juntos, sin dejar a nadie atrás, en la fascinante - y humana - tarea de la Enseñanza.