martes, 2 de marzo de 2021

Farmacias se escribe con "C"

Imaginad la siguiente situación: una persona se presenta en un gimnasio de artes marciales con la idea de convertirse en todo un Bruce Lee. El dueño del gimnasio felicita esa decisión y le dice que debe comprarse un traje apropiado (léase kimono o dobok) y le informa de cómo son los entrenamientos. En un momento dado, el aspirante pregunta si para dentro de un año ya tendrá su cinturón negro y se podrá marchar. Extrañado, el dueño del gimnasio le explica que lleva varios años conseguir el cinturón negro, y que incluso entonces se trata de seguir entrenando para progresar más allá del primer dan. Defraudado, el hombre se larga diciendo o pensando para sí "si es que esto es un negocio. Empiezas teniendo que comprarte el traje, y luego quieren que estés siempre apuntado, soltando pasta..."

¿Alguien ve el fallo de este razonamiento? Pues esta desconexión de la realidad es exactamente la que todos esos conspiranoicos disléxicos aplican cuando hablan de las "farmafias".

"Este año, vacuna. Y luego nos dirán que el virus ha mutado y sacarán otra vacuna más." Noticias frescas, señores: los virus mutan, y sin que tengan que intervenir las farmacéuticas. De hecho, lo hacen todos los seres vivos, algunos en mayor medida que otros. A efectos prácticos, con los virus nos importan las mutaciones que disminuyan la eficacia de las vacunas que ya tenemos desarrolladas. El virus de la gripe lo hace, y por eso su vacuna debe renovarse periódicamente. Y las cosas son así. La realidad, se siente, no se ajusta a los esquemas simplistas de ciertas personas.

"Las farmacéuticas son un negocio". Sí. Y los gimnasios. Y las panaderías. Y las tiendas de ropa. Y así sucesivamente. ¿Todos ellos quieren que sigamos pagando por sus servicios? Claro que sí. Pero eso no quiere decir que no sean negocios legítimos, que no nos ofrezcan servicios necesarios (o que consideramos necesarios) y que no lo hagan de forma adecuada. Es más, del mismo modo que si una panadería que empieza a vendernos mal pan conseguiría perdernos como clientes, una farmacéutica que vendiese medicamentos ineficaces, pronto se vería abocada al fracaso. Por cierto, esas personas que se quejan de que "las farmacéuticas son un negocio" deberían recordar que estamos en un país con Sanidad Pública, donde no tienes que pagar por una intervención médica o pedir una hipoteca para costearte una cirugía.

Sería curioso indagar un poco en aquellas personas que afirman como profetas indignados que "las farmacéuticas son un negocio". Imagino que todas ellas vivirán del aire o la caridad pública. También estaría bien saber cuántas de ellas fuman, dando su dinero a un sector que también es un negocio y que está demostrado sobradamente que es perjudicial. Nunca he visto a ninguno de los "contrafarmafias" manifestarse en detrimento de las tabacaleras; imagino que lo tendrán en la lista, para cuando el tema ya esté demasiado trillado y los focos ya no les presten atención.

Normalmente todos los que pronuncian "farmafias" comparten el rasgo de ser conspiranoicos. Es decir, creen (no, perdón, están profundamente convencidos, porque nunca me he encontrado a un conspiranoico que diga "aunque a lo mejor estoy equivocado") que hay una especie de complot malévolo cuyo fin es enriquecerse con la venta de medicamentos, el vender cosas que no curen nunca del todo y que controlan todo (incluyendo la creación de nuevas enfermedades) desde algún lugar en las sombras.

Vamos a ver, pichones: si alguna vez os han recetado un medicamento que no os ha aliviado del todo, seguro que el médico os ha modificado la receta. Hay enfermedades que han sido erradicadas, al menos en el primer mundo, gracias a la Medicina: difteria, tosferina, poliomielitis, varicela o parotiditis, entre otras. Amigos conspiranoicos, si no habéis oído hablar de ellas es, precisamente, porque ya no tenéis que temerlas. Quizás habría sido más rentable mantenerlas, pero mira tú por dónde, las han quitado de en medio gracias a eficaces planes de vacunación. De nada.

Otra cosa, amigo conspiranoico: si crees que la "medicina oficial" y las "mafias farmacéuticas" están ahí solo para sacarte a ti los cuartos (el pensamiento conspiranoico lleva siempre asociado cierto victimismo narcisista) la solución es muy fácil: ahórrale dinero a la Sanidad Pública y la próxima vez que enfermes o tengas una lesión o una urgencia, quédate en casa. O entrega tu dinero a la homeopatía, que seguro que no es un negocio. En este vídeo te explican cómo fabricar tu propio "medicamento" homeopático casero.

Por otro lado, todo el mundo es consciente de que para mantener algo en secreto, cuantas menos personas lo sepan, mejor. Una conspiración como la que se quiere dar a entender implicaría a todos los médicos, todos los farmacéuticos (incluido el de tu barrio, sí), todo el personal de enfermería de todos los hospitales y, por supuesto, habría que poner al corriente (imagino que con algún tipo de juramento sagrado de confidencialidad bajo pena de muerte) a todos los que entran a estudiar Medicina, Farmacia, Bioquímica, Biología, Neurología, Enfermería, etc. año tras año. Como conspiración en la sombra deja casi más gente dentro que fuera.

Para un análisis de esta clase de argumentos conspiranoicos, os dejo con un fenomenal vídeo del periodista y divulgador Mauricio Schwarz.



Después de esto, poco más hay que decir, pero sí nos gustaría añadir una cosa. Si, en el caso más surrealista, todas esas conspiraciones de las "farmafias" y la "medicina oficial" fueran verdad, bien por ellas. La Medicina ha salvado la vida a mi padre y a una de mis tías, ha salvado la calidad de vida de mi madre y mi mujer, me ha respondido adecuadamente cada vez que he estado enfermo, me ha protegido con las vacunas de enfermedades terribles y mucha gente que conozco opina lo mismo. Si es un negocio, le doy con gusto mi dinero, porque está haciendo un excelente trabajo.



viernes, 26 de febrero de 2021

Las peligrosas e infundadas declaraciones de Victoria Abril

Ayer pudimos ver en televisión un espectáculo bastante vergonzoso. La actriz Victoria Abril, haciendo uso de su derecho a la libertad de expresión (que la tiene, por supuesto, nadie se la quiere quitar) ensartó una serie de declaraciones negacionistas infundadas ante los medios de comunicación. Os dejamos ver primero el vídeo, y luego comentamos nuestro razonamiento (y no, a ella no la vamos a interrumpir, como hace con quienes la están entrevistando):



Vamos a ello. En primer lugar, a nosotros jamás se nos ocurriría hacer declaraciones sobre arquitectura, porque no somos arquitectos; y nunca le hemos dado consejos al fontanero cuando ha venido a reparar en casa, porque no somos fontaneros. Y si damos una opinión (porque hay libertad para darla) sobre un tema que no dominamos, lo hacemos con la humildad por delante, con un "pensamos que... pero podríamos estar equivocados". Como tenemos más de científicos que ella (ella tiene más de actriz que nosotros), nos atrevemos a darle esta réplica, y a diferencia de sus declaraciones, ofreceremos razonamientos para apoyarnos en lo que decimos:

- "Esto no es un covid, es un coronacirco": esto no tiene mucho que decir. Es la clase de eslógan fácil, ocurrente y que entra por los oídos, pero que no demuestra nada.

- "Quitarnos el 100% de nuestras libertades individuales": evidentemente, esta señora no ha vivido bajo una dictadura real. Es cierto que tenemos ciertas libertades restringidas, pero se puede salir a la calle, se pueden visitar museos y restaurantes, se puede ver a familiares, hacer deporte... No nos sentimos tan oprimidos como eso. No se pueden hacer botellones, ni reuniones masivas, eso sí, pero no consideramos que eso sea una vulneración de los derechos humanos. La mascarilla es una incomodidad necesaria. No produce hipoxia, y no es un bozal (nosotros, al menos, seguimos dando clases con ellas puestas).

- "Los muertos de COVID no son ni un 10% de los muertos totales al año": como si esto fuera un consuelo... Viene a significar que si en un año normal hay - inventemos un número - 50.000 muertes, que haya otras 5000 no importa nada. Debería decirle esta frase a todos aquellos que han perdido a familiares y amigos por el coronavirus. Aún si este dato fuera cierto, no son muertes que sustituyen a la gripe o los accidentes de tráfico, sino que se añaden a ellas. Como argumento, muestra una insensibilidad bastante cruel.

- "Nos convertimos en esclavos y en cobayas": no sé usted, señora Abril, pero nosotros no nos sentimos muy esclavos. De nuevo, debería darse una vuelta por esos lugares del mundo donde sí hay esclavitud. En cuanto a cobayas, cobayas fueron las personas de calidad moral admirable que se ofrecieron voluntarias para probar las vacunas que ahora nos van a salvar a todos, sí, incluida a usted y a los antivacunas. Por cierto ¿cuántos antivacunas están ahí vivos porque se vacunaron de pequeños contra el sarampión, la varicela, la rubeola, hepatitis, tuberculosis, polio o tantas otras?

- "Vacunas que no son vacunas... son unos experimentos sin probar": más demagogia barata. Solo por poner un ejemplo, podemos darnos una vuelta por ISGlobal o The Lancet (la más prestigiosa publicación internacional sobre medicina) y ver los estudios que se han hecho y se están haciendo. Ah, para los amantes de conspiranoias y "farmafias", no se preocupen, que estamos preparando una entrada dedicada a ellos.

- Cita a Hipócrates: "Primero no dañar". Vale, muy cierto. Pero eso no tiene nada que ver con lo que estamos hablando. Si poner una inyección fuera "dañar", adiós a todas las vacunas, análisis de sangre, medicamentos intramusculares y no digamos ya de la cirugía y las operaciones en las que haya que abrir al paciente. Como uso de la falacia de autoridad es bastante torpe, porque no apoya nada su argumentación. Para los que no lo sepan, "falacia de autoridad" quiere decir que, aunque Hipócrates es considerado el padre de la Medicina en la Grecia Antigua, tenía una teoría según la cual algunas enfermedades se curaban sacando sangre para "equilibrar los humores internos". Las cosas no son verdad porque las diga alguien famoso (hey, esto sí se aplica a la señora Abril) sino porque se ajusten a los hechos.

- "No sabemos nada de los efectos de corto, medio y largo plazo": falso como una moneda de siete euros. Al comienzo de la pandemia, quizás (aunque ya se sabía lo que era un coronavirus, por cierto, entre otras cosas) pero nuestros conocimientos sobre el Sars-Cov-2 han avanzado mucho. Para verlo solo hace falta consultar las publicaciones médicas (ah, sí, las que también están pagadas por las mafias ¿O será que cuesta eso de leer?). Que no lo sabemos todo, de acuerdo, pero cada vez sabemos más.

- "La solución es volver a la inmunidad colectiva": lo sucedido en Estados Unidos y en Brasil demuestra claramente qué sucede cuando se hace eso. Punto.


Por favor, todos los muchos o pocos que nos seguís en el blog o los que llegáis aquí de casualidad: comportaos con pensamiento crítico. Lo que todo negacionista hace es quedarse con lo que apoya su teoría o su visión del mundo (se llama falacia del "cherrypicking", buscadlo), de tal forma que se quedan con el testimonio de un "médico" antivacunas de Ourense pero ignoran a diez mil médicos que aseguran su eficacia. No se trata de creer en algo porque mucha gente lo haga, sino porque la Ciencia es coherente, consistente y puede ser probada y mejorada, y sobre todo, se ajusta a la realidad. La prueba es la gran mejora en el nivel y esperanza de vida que nos ha ofrecido. Se duda de un médico o un virólogo cuando habla, pero luego se presta oídos a cualquier famosete mediático que quiera tener focos sobre su persona ¿Qué clase de coherencia es esta? Cualquier persona con un mínimo de cultura científica debe darse cuenta de dónde están las incoherencias, las falsedades y las afirmaciones demagógicas lanzadas al vuelo.

Sed prudentes, sed críticos. Si no os creéis lo que os contamos, corroboradlo por otras fuentes, pero no solo aquellas que apoyen indiscriminadamente una versión. Confrontad, PENSAD. No os quedéis con la respuesta fácil y cómoda: la realidad no suele ser así. Y buscad información entre la gente que sabe. Si para arreglar una tele llamamos al electricista, si para arreglar un ordenador acudimos a un informático, en cuestiones de salud ¿por qué vamos a preguntarle a un cantante o a un pseudoterapeuta? Como se suele decir: en caso de duda, consulte con su farmacéutico.

Y no, su farmacéutico no pertenece a ninguna mafia. Seguro.



martes, 23 de febrero de 2021

¡Dinosaurios! ¡Coches! ¡Ciudades sumergidas!


 

¿Qué tal un poco de cómic para leer en las tardes de casa? ¿Qué mejor sitio para visitar - con la imaginación, que todavía tenemos la movilidad restringida - que... un mundo postapocalíptico? Pero no uno cualquiera, no, porque Mark Schultz nos ofrece uno ¡lleno de toda clase de bestias prehistóricas! ¡Dinosaurios! ¡Ciudades inundadas! ¡Coches! ¡Paisajes salvajes!

Y es que en Xenozoic, Schultz ofrece un despliegue de imaginación y aventuras mezcla estilo "survival" y de esas historias de fantasía a lo Ray Harryhausen que hará las delicias de todo aquel amante de la prehistoria y el género de aventuras. ¡Y el dibujo es impresionante! Todo el cómic es en blanco y negro ¡pero qué blanco y negro! Además, los personajes protagonistas, Jack Tenrec y Hannah Dundee son tan humanos y creíbles que se hacen querer desde el primer momento.

Aunque se trata de una serie de historias más o menos independientes, cuando uno las lee todas y en orden cronológico se nos pinta un tapiz más rico y complejo, en el que por debajo de las huidas a todo trapo de estampidas de tricerátops uno alcanza a ver el tema de civilización vs. naturaleza, dando a entender que algo terrible trajo la primera en el pasado y que ha dejado el mundo tal y como está.

Un cómic IMPRESCINDIBLE. Los aficionados a la prehistoria disfrutarán jugando a encontrar especies en las elaboradas viñetas de Schultz, y los que gusten de aventuras de imaginación desatada se pondrán cardíacos cuando huyan junto a Jack y Hannah del ataque de un mastodonte mientras van subidos en un cadillac... Y es que si buscáis en internet podréis encontrar (solo en inglés) unos episodios en dibujos animados basados en Xenozoic, con el título ¿lo adivináis? "Cadillacs & Dinosaurs" ¡Disfrutadlo!